Kaylee Muthart, de 20 años, en Carolina del Sur se sacó los ojos frente a una iglesia luego de consumir metanfetaminas y alucinar que “el mundo estaba al revés” y voces que le dijeron que “sacrificara sus ojos” para llegar al cielo.

Médicos informaron que la metanfetamina tenía otra sustancia química, lo que provocó las alucinaciones.

Feligreses de la Capilla Principal del Sur fueron quienes la encontraron gritando afuera de la iglesia, y al acercarse de ella la encontraron con un globo ocular en la mano, al ver esto la intentaron ayudar, pero ella se defendió, y cuando llegaron los paramédicos, Kaylee ya se había sacado el otro ojo.