Debido a que las lluvias en Guatemala provocaran corrimientos de tierra, las autoridades suspendieron las labores de rescate en San Miguel Los Lotes, evacuando a las personas que querían encontrar a sus desaparecidos.

Las brigadas de socorristas fueron impedidos de regresar al sitio de la tragedia por material volcánico y rocas que fueron arrastradas por el agua y cubrieron la carretera que atraviesa la “zona cero”.