Según información de la Universidad Nacional Autónoma de México, consumir azúcar en exceso puede afectar al hígado, pues convierte el exceso de la misma en grasa y se queda en el hígado.

Algunas de las reacciones del cuerpo ante el consumo excesivo de azúcar son la aparición de arrugas, caries, sueño o cansancio después de comer, mal humor, diabetes tipo 2, entre otras.

Por eso se recomienda tener una dieta balanceada y evitar alimentos altos en azúcar.