En la pista del aeropuerto José Joaquín de Olmedo, en Guayaquil, fueron encontrados los cuerpos de dos personas que se habrían escondido en el tren de aterrizaje de la aeronave que cumplía la ruta Lima-Guayaquil-Nueva York.

A causa del incidente, el aeropuerto paralizó sus actividades desde las 9 de la mañana hasta casi las once.

Marcelo Tobar, comandante de la Policía, confirmó el fallecimiento e informó que “hay que determinar si el mismo sistema los expulsó o si se lanzaron arrepentidos de hacer un viaje ilegal”.

Los cuerpos fueron trasladados hasta la morgue para la autopsia de rigor. La Unidad de Personas y Garantías de la Fiscalía de Guayas no descarta que los fallecidos, aún no identificados, se hayan embarcado en Lima, Perú.