David Serna Picazo ingresó al penal de Barrientos por una sentencia de 60 años por el delito de secuestro, y fue castigado a 55 años más por asesinar a su esposa dentro del penal, durante una visita conyugal.

En total, el preso tendrá que pasar 110 años en la cárcel, y se fijó una multa de 228 mil 114 pesos por el delito de feminicidio, además, sus derechos civiles y políticos fueron suspendidos.