El productor Gil Cang difundió un tema que Amy Winehouse grabó cuando tenía 17 años pero no lanzó en su disco “Frank” (2003). Este tema sería de los únicos que se salvaron de ser destruidos luego de que publicaran un álbum póstumo con rarezas e inéditos de la cantante.

Cang declaró que “habíamos estado escribiendo bastantes canciones pop y haciendo bastantes promociones de artistas que llegaban, muchos de ellos de dudoso talento… Era un momento particularmente horrendo en el mundo del pop. Había muchas bandas de chicos y de chicas realmente terribles, y teníamos que escribir algo para ellos. Entonces nos vino a ver Amy, abrió la boca y simplemente nos dejó a todos impactados”.