iFixit, expertos en reparación de dispositivos móviles, menciona que una ventaja del Galaxy S9+ es que muchos de sus componentes como la cámara, sensor de huellas dactilares, escáner de iris, entre otros, son mucho más sencillos de de reemplazar de forma independiente.

Sin embargo, hay elementos de este celular que son más complicados de arreglar, comenzando con la batería, que es bastante complicado retirarla del aparato.

Otros componentes delicados son la pantalla y el vidrio trasero, haciendo que la ruptura de estos dificulte notablemente la reparación de otros componentes.