Un pastor de 52 años, en la población de Neuquén, Argentina, hizo creer a una joven de 28 años que estaba poseída por el diablo y que debía realizarle un exorcismo, y durante el ritual abusó sexualmente de ella.

El pastor invitó a la joven a cenar a su casa, y al ser una persona de gran confianza para la familia, ella aceptó. Luego de iniciar la plática, la chic le reveló que estaba pasando por situaciones difíciles, contándole sus problemas.

Aprovechando la charla religiosa con la que se había abordado el tema, el predicador la logró convencer de que tenía el diablo adentro, y le propuso hacerle un exorcismo para liberarla, y ella aceptó.

Según lo detallado por la joven, el pastor encendió unas velas, colocó una manta en el piso y le dijo que se acostara, mientras hacía supuestas oraciones, puso las manos sobre su cuerpo, para luego empezar a realizarle tocamientos.