En el condado de Solano, California, las autoridades rescataron a 10 menores de entre 4 meses y 12 años luego de descubrir que sus padres los torturaban, quemaban, golpeaban y disparaban balines con una escopeta de aire comprimido solamente por sadismo.

Las autoridades dieron con la casa cuando la madre denunció la desaparición de su hijo mayor, que se había salido de la casa porque le había quitado una tableta. Los agentes encontraron al menor detrás de un arbusto.

Al regresarlo a su casa descubrieron que él y sus hermanos vivían entre basura, alimentos en descomposición y excrementos.

La madre, Ina Rogers de 30 años, fue detenida el mes pasado por la sospecha de negligencia en el cuidado, pero fue liberada al pagar una fianza de 10 mil dólares, y en cuanto al padre, Jonathan Allen, de 28 años, está arrestado acusado de siete delitos de tortura y nueve de abuso infantil.