Prayut Chan-ocha, primer ministro de Tailandia dejó a los periodistas una figura suya de cartón tras un micrófono para que le hicieran las preguntas comprometidas durante un encuentro en Bangkok.

Antes de despedirse dijo a los presentes: “Cualquiera que desee sacar fotos y hacer preguntas sobre política o conflictos, que le pregunte a él”.

Esta no es la primera vez que Payut “bromea” con la prensa desde que usurpó el gobierno de la nación mediante un golpe de Estado el 22 de mayo de 2014.