La División Antártica Australiana difundió las imágenes que un expedicionario australiano captó al filmar a cientos de pingüinos. En un momento, dejó una de las cámaras en el hielo, y un animal lo visitó, pateando la cámara dejándola boca arriba y terminó tomándose una selfie.