Candelaria, de 11 años, comenzó a sentirse mal la madrugada del martes en Coahuila. Para controlar el vómito y la diarrea, sus padres comenzaron a suministrarle medicamentos, pero su estado de salud empeoró con el paso del tiempo.

Más tarde, al ver que las molestias no terminaban, la llevaron a la Clínica Uno del IMSS para que la atendieran, recibiéndola en estado delicado por intoxicación de medicamentos (paracetamol, trimetroprina, naproxeno y sulfatiazol).

Cerca de las 6 de la mañana fue declarada sin vida, y se dio aviso  las autoridades de la Fiscalía General de Justicia del Estado para que se presentaran en el nosocomio.