Tarek William Saab, fiscal general designado por la Asamblea Constituyente de Venezuela, anunció la detención de once miembros de la junta directiva de Banesco, el principal banco privado del país, por favorecer una red de transacciones ilegales en la frontera con Colombia con el dólar del mercado negro.

La directiva de Banesco negó los rumores en torno a la aprehensión, afirmando que los ejecutivos colaboraban con las autoridades en el esclarecimiento del caso y que sus “acciones siempre han estado ajustadas al derecho y la legalidad”, además la Vicepresidencia de la República comunicó que estas personas estaban señaladas porque “omitieron una serie de irregularidades que no fueron notificadas a la Superintendencia de Depósitos Bancarios (Sudeban)”.

Durante 14 años, se ha mantenido una medida de control cambiario, desde los años de Hugo Chávez, que ha llevado a negocios ilegales de actores privados, funcionarios públicos, ministros, viceministros, superintendentes, militantes chavistas y efectivos militares.

Ante esto, académicos y economistas han pedido al Gobierno durante mucho tiempo levantar los controles y reformular su estrategia monetaria, cambiaria y fiscal para retomar la rienda del crecimiento y conjurar la hiperinflación, pues han sido estas políticas las que han terminado con todos los demás bancos privados del país, una demostración más de las medidas autoritarias del régimen populista.