En Reino Unido se registraron alrededor de 700 testigos de una bola de fuego que iluminó el cielo mientras se ultiman los preparativos de año nuevo.

La International Meteor Organization confirmó que era un meteorito que se había dividido en dos al momento de entrar a la atmósfera terrestre.

Según los expertos, el cuerpo celeste puede hacer parte de las cuadrántidasuna lluvia de meteoritos que se cree se desprendieron de la cola del asteroide 2003 EH1.