En Idaho, Estados Unidos, más de 100 gansos fueron alcanzados por una tormenta eléctrica, por lo que cayeron muertos en un estacionamiento y el techo de un almacén.

Luego de revisar a los animales, las autoridades explicaron que parecía como si les hubieran estallado las vísceras.

Un incidente como este ya se había registrado en marzo de 2015, cuando en un lapso de una semana aproximadamente 2 mil gansos cayeron muertos.