Apple se está centrando en realizar proyectos que ayuden a la compañía a diferenciar su producto más importante: los celulares. Esta nueva tecnología se trata del control de gestos sin tocar la pantalla y pantallas curvas para los futuros iPhones.

Estas nuevas funciones permitirían a los usuarios realizar tareas con un movimiento de los dedos cerca de la pantalla sin tocarla, aunque podría estar lista para los consumidores hasta de dos años, por lo menos.

En el campo de las pantallas, estas se curvarían hacia adentro gradualmente desde arriba hacia abajo, a diferencia de los smartphones de Samsung, que se curvan en los bordes.