Investigadores del Kink College de Londres realizaron un estudio con bebés con un alto riesgo de alergias, a los que les dieron dosis regulares de crema de maní antes de los 11 meses de edad. Este equipo demostró que se podía reducir el riesgo de desarrollar alergias hasta los cinco años en más de un 80%.

Los investigadores también demostraron que después del año de edad la protección aún se mantenía con una reducción del 74% de alergias, incluso cuando los niños ya no consumían regularmente la crema de cacahuate.