Mónica Palomino, de Perú, dio a luz el sábado después de 25 semanas de gestación, sin embargo la salud del neonato se complicó y falleció el lunes. El personal de seguridad presionó a la mujer para llevarse el cuerpo de su bebé a casa e iniciar los trámites de defunción más tarde.

En entrevista televisiva Mónica declaró: “me entregaron a mi hijo cuando me dieron de alta. Se encuentra en la refrigeradora de mi casa porque no me dieron tiempo de hacer los trámites para su acta de defunción”.

Ante las denuncias de Palomino, el director del hospital, el doctor Julio Silva, informó que se iniciarán las investigaciones correspondientes, pues los vigilantes rompieron todos los protocolos que existen.