Tras haber cumplido el tradicional rito zapoteca de “robarse” a la novia, un joven en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca, fue asesinado por su suegro en la víspera de año nuevo 

investigaciones revelaron que esto sucedió porque la familia no estaba de acuerdo con que el joven de 25 años se casara con su hija de 13, sin embargo aún no se sabe por qué era ese desacuerdo.