El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS)  alertó de una inminente y poderosa erupción del volcán Kilauea por el peligroso aumento de la actividad, que afectaría la zona por tierra y por aire.

A partir de la erupción de cenizas del cráter Halemaumau, los expertos advirtieron que esta actividad podría volverse más explosiva en cualquier momento.

El Observatorio de Volcanes de Hawai informó que se abrió una nueva fisura en la subdivisión de Lanipuna Gardens, al noreste de la fisura 19, y que el flujo de lava de la fisura 17 sigue moviéndose hacia el océano.