Ricardo Anaya fue acompañado solamente por seis de los 16 gobernadores a su registro como candidato presidencial de la coalición “Por México al Frente”. Aunque algunos de los que no asistieron le enviaron mensajes de apoyo, la mayoría guardaron silencia y, de hecho, prefirieron eventos deportivos, fiestas y viajar que apoyar a su candidato.

La ausencia de la mayoría de los gobernadores a la toma de protesta podría estar relacionada con la estrategia que Anaya realizó para quedarse con la candidatura presidencial, estrategia que dividió al PAN y sumó enemigos dentro y fuera del partido.

Se sabe que Carlos Mendoza Davis, gobernador de Baja California Sur y Francisco Domínguez Servién, gobernador de Querétaro, se encontraban en Cancún y San Miguel de Allende, respectivamente.

Los gobernadores que no asistieron ni enviaron mensaje de apoyo a Anaya fueron Silvano Aureoles, de Michoacán; Graco Ramírez, de Morelos; Antonio Gali, de Puebla; Carlos Joaquín González, de Quintana Roo y Martín Orozco, de Aguascalientes.