Los fuertes vientos registrados en Río Grande Do Sul, al sur de Brasil, derribaron la torre de audio y video en un festival de música electrónica, causando la muerte de un DJ y varios heridos.

Según los bomberos, los organizadores del festival tenían todas las habilitaciones obligatorias, pero el fuerte viento colapsó las resistencias de la infraestructura, provocando la muerte de DJ Kaleb de Freitas debido a un traumatismo de cráneo.