Philip Nitschke, es un médico australiano que a ha dado a conocer una máquina que brinda asistencia a quienes pretendan quitarse la vida.

De acuerdo a lo que se ha dado a conocer, el suicida deberá meterse a esta cápsula, diseñada para que se encuentre cómodo, una vez adentro, debe presionar un botón que hará que el espacio comience a llenarse de nitrógeno líquido y el nivel de oxígeno se reduzca hasta un 5 por ciento, después de unos minutos el usuario quedará inconsciente sin haber experimentado cualquier tipo de dolor; cabe resaltar que también cuenta con un botón de pánico en caso de que alguien se arrepienta.

Este dispositivo se encuentra disponible para que pueda imprimirse en 3D y viene acompañado de los planos para que se arme de manera fácil.