Científicos japoneses advirtieron sobre los peligros de bañarse con agua caliente, pues multiplica hasta por diez las probabilidades de sufrir un paro cardíaco.
A través de la investigación explican que el problema es cuando la persona, rodeada de vapor caliente, sale a la temperatura ambiente.
Siendo este cambio lo que ocasiona una brusca caída de la presión arterial, desatando arritmias cardíacas porque el sistema circulatorio debe gestionar temperaturas altas, haciendo que se dilaten los vasos sanguíneos.
Detallaron que los más propensos a sufrir este tipo de daños son los mayores de 40 años, y más en temporada de invierno.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here