Australia se convirtió en la nación número 26 en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Los diputados que desecharon la iniciativa conservadora de permitir que los objetores religiosos pudieran rechazar dar servicio a parejas homosexuales ondearon banderas de arcoiris para festejar esta nueva ley.

A partir del sábado entrará en vigor la ley que también reconocerá a los matrimonios homosexuales consagrados en países extranjeros.